¡Feliz lunes! ¿Qué tal ha ido el fin de semana? El mio genial porque ayer domingo hice mi primera sesión de fotos a una casa a-lu-ci-nan-te y muy pronto la veréis en el blog. Además, planté mi primer árbol en el jardín, y no me pudo hacer más ilusión.

Hoy vamos a ver un apartamento situado a las afueras de Estocolmo. Tiene un estilo nórdico-escandinavo que combina el minimalismo con texturas, madera y objetos de diseño muy interesantes.

Por ejemplo, la lámpara de la sala de estar. También se crea una composición de cuadros mezclando diferentes formas, tendencia muy en boga últimamente. Se agregan plantas en rincones estratégicos y toques de color como en el sofá, en cojines y en flores.

Una forma de aprovechar el espacio y que la mesa de comedor no ocupe tantos metros cuadrados es colocar la mesa pegada a la pared. Queda muy bonita en la siguiente imagen con el juego de la decoración de la mesa y el cuadro de la pared.

La encimera de madera es muy cálida y, en este caso particular, combina muy bien porque los tonos de la decoración son grises y blancos y pueden resultar algo fríos.

La vivienda está llena de molduras en los remates de la pared con el techo, sacando el lado más romántico de la casa.

Me gusta especialmente en esta vivienda las visuales con el edificio de enfrente y sus tonos rosa-salmón a conjunto con alguna decoración del apartamento. ¿Casualidad? Seguro que no.

En las habitaciones el suelo de madera blanca deja paso a la madera oscura dando muchísima calidez. Vemos otra vez la composición de cuadros en la pared y, por supuesto, no faltan las plantas en varios puntos de la habitación.

El negro es el color de la mayoría de los objetos que utilizan para decorar: lámpara de mesa de noche, marcos de cuadros, mobiliario secundario; creando un contraste de la oscuridad con la luz es muy interesante.

 

Proyecto