El estudio de arquitectura Räs trabaja en Barcelona y se dedica a la rehabilitación y reforma de viviendas. La Gala, el proyecto que veremos hoy, es un claro ejemplo de la sensibilidad arquitectónica con la que trabajan.

Se trata de una vivienda en planta baja que se abre a un patio interior de uso privado.

Los arquitectos han buscado las vistas cruzadas hacia el patio, de forma que las aperturas al exterior se camuflen y no haya una frontalidad.

Los elementos pre-existentes como el muro de mampostería o los arcos de las aperturas al exterior se recuperan y se ponen en valor. El resultado es una vivienda delicada, con muchas texturas diferentes pero que encajan a la perfección.