¿Conocéis el blog de Honey Oh My? Es uno de mis favoritos, la estética que tiene y sus “do it yourself” me encantan. Hoy quiero compartir con vosotros el último DIY de su blog. Es muy sencillo y el resultado queda precioso para decorar el espacio de trabajo o una estantería con libros: se trata de una cesta hecha con cuerda.

Amy Kim, la autora de Homey Oh My, explica que utiliza una cuerda de macramé muy delgada porque quiere que la cesta sea pequeña y esbelta. También podemos probar con cuerda más gruesa y diferentes tamaños, se me ocurre que puede quedar genial para hacer macetas para plantas. Aquí tenéis el link por si queréis utilizar el mismo tipo de cuerda que ella.

Los materiales que utiliza son:
– Cuerda de macramé de 3 mm
– Una pistola de silicona
– Tijeras
– Papel de pergamino

Y ahora os dejo con el paso a paso:

Primero empezamos por la base de la cesta. Vamos enrollamos la cuerda sobre sí misma en forma de espiral pegando los bordes con la pistola de silicona. Es importante que no queda mucho exceso de pegamento, así que iremos limpiando la zona para retirarlo.

Una vez tenemos el diámetro de base que queremos, empezamos a subir en vertical y continuamos con el mismo procedimiento: enrrollar la cuerda e ir pegando con la pistola de silicona. Una buena opción, como comenta Ami, es enrollar la cuerda alrededor de una botella de vidrio o de plástico para que la forma de cilindro sea más exacta. En este caso ella prefiere que el aspecto sea más orgánico así que lo hace ” a ojo” sin ningún tipo de ayuda.

Una vez que lleguemos a la altura deseada para nuestra cesta, podemos hacer dos asas para darle un toque original como vemos en la siguiente imagen.

Después cortamos la cuerda y pegamos en la parte interior de la cesta el trocito de cuerda que sobra.

Ya solo queda llenar la cesta de cosas y colocarla donde queramos. ¿Qué os parece el resultado?

¡Espero que lo pongáis en práctica! Feliz fin de semana ♥