Si os soy sincera la sección del blog que más me ilusiona es esta. Me encanta todo lo relacionado con el do it yourself. Tanto el concepto como ponerme manos a la obra y crear cosas de la nada. O reciclarlas, como en la publicación de hoy.

El otro día haciendo limpieza de utensilios de cocina que no utilizamos en casa, pensamos en jubilar esta estantería de madera para las especias. Ya no la queríamos para nada y la íbamos a tirar cuando visualicé la siguiente idea. ¿Por qué no cambiar su uso y reciclarla?

Se me ocurrió que era una estantería perfecta para los mini-cactus que tenemos y pensé en pintarla de blanco.

Es el DIY más fácil del mundo porque después, fue colocar los cactus y ¡VOILÁ! Me parece que queda muy bien. ¿A vosotros?

El dilema que vino después fue donde colocar la estantería porque, aunque en la pared quedaría muy bien ¡no tenemos sitio!

Así que probé varias opciones. La primera encima de la chimenea.

Finalmente, opté por ponerla sobre la torre de CD’s porque así, cuando llegamos a casa, es lo primero que vemos.

¡Espero que os haya gustado este facilísimo DIY!

Feliz finde 🙂