Todavía no estamos oficialmente en primavera pero nuestra mente no deja de pensar en el cambio de hora y en quitarnos el abrigo de una vez.

En el hogar pasa lo mismo, necesitamos que el espíritu primaveral se cuele por cada habitación y llene la casa de aire fresco.

Se trata de dar pequeños toques primaverales al hogar para darle alguna que otra pincelada primaveral y un aire nuevo,  sin invertir mucho tiempo ni grandes sumas de dinero sino ¡todo lo contrario!. La llegada del buen tiempo quiere decir que dediquemos el tiempo libre a disfrutar de la casa y de dar largos paseos. Para esto, unas recomendaciones muy sencillas:

1.Cambiar los elementos del salón que nos recuerden demasiado al invierno y al frío: mantas de pelo largo, alfombras gustositas, etc. ¡todo fuera! Llega el buen tiempo y solo de pensar en esas texturas nos da un calor enorme.

Un ejemplo de un salón “de invierno”

Un salón fresco y primaveral. Fotografía de Tessa Neustadt

2. La ropa de cama también necesita un cambio. Con el buen tiempo apetece más dormir en unas sábanas de lino bien fesquitas y sin cubrecama.

Una cama vestida de invierno. Fotografía de Annette O’brien

3. Dar ligeros toques de color. Los cojines de la habitación y del salón son una buena forma de dar sutiles toques de color a la cama y el sofá.

Fotografía de Tessa Neustadt

4. Añadir flores naturales en algunos rincones de la casa. Ahora es época de jazmín, azahar, corona de novia, glicina, narcisos, etc. ¡son las flores de la primavera! y en el blog “Decoración y jardines” podéis encontrar las que florecen en cada temporada (pinchando aquí).

Fotografía de The Cottage Market

5. Ponerse manos a la obra con la terraza o el jardín, ya sea un minúsculo balconcito como una finca enorme: quitar las malas hierbas, reponer algunas macetas, limpiar a fondo el mobiliario exterior, etc. Todo cambio será para el bien y disfrute de nuestra querida primevera.

Fotografía de Annette O’brien

Espero que os sirvan estas recomendaciones ♥